MAQUIAVELADAS

¿Habéis escuchado alguna vez la expresión maquiavélico? ¿A que no suena nada bien?
En efecto, una actitud u obrar “maquiavélico” es lo que se dice de alguien retorcido y malintencionado que lo lía todo por su propio beneficio sin cuidarse del bienestar de otros, de hecho, el diccionario RAE dice:  Que actúa con astucia y doblez
Nicolás Maquiavelo ha pasado al imaginario popular como una suerte de defensor de la maldad, como un estudioso del fastidio y del gobierno cruel. Esto no es exactamente así; Maquiavelo no era más que un funcionario y consejero eficaz y laborioso, un tío majo, por otra parte, que quiso poner en orden sus ideas sobre el buen gobernante -En adelante Príncipe– y sobre el método más adecuado a cada uno de los casos en los que éste se encuentre respecto a su pueblo o frente a otros estados en situación de guerra, por ejemplo.

Si tienes tiempo y ganas, aquí te cuentan magníficamente su vida en un rato.

Vamos a ver algún fragmento de su libro más conocido y jugoso, EL Príncipe, cuya lectura recomiendo, aconsejo y facilito -pincha aquí– y creo que no hace ni falta que yo plantee preguntas ni ideas sobre ellos, porque son textos cristalinamente claros.

Y recuerda, están escritos en 1513, no el mes pasado ni el año que viene ¿Te suena de algo su contenido?

Sobre la palabra dada:

Por consiguiente, un señor prudente no puede ni debe mantener la palabra dada cuando tal cumplimiento se vuelva contra suya y hayan desaparecido, además, los motivos que obligaron a darla.

Un príncipe, y especialmente uno nuevo, que quiera mantenerse en su trono, ha de comprender que no le es posible observar con perfecta integridad lo que hace mirar a los hombres como virtuosos, puesto que con frecuencia, para mantener el orden en su Estado, se ve forzado a obrar contra su palabra, contra las virtudes humanitarias o caritativas y hasta contra su religión

Jamás le faltaron a un príncipe motivos legítimos con los que disimular su inobservancia. De esto se podrían dar infinitos ejemplos modernos, y mostrar cuántas paces, cuántas promesas han sido hechas en vano por culpa de la infidelidad de los príncipes; y el que ha sido más zorro, a ése le ha ido mejor.

Pero es menester saber encubrir ese proceder artificioso y ser hábil en disimular y en fingir. Los hombres son tan simples, y se sujetan a la necesidad en tanto grado, que el que engaña con arte halla siempre gente que se deje engañar.

Otro día os traeré más maquiaveladas sobre otros temas. No tienen desperdicio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s